La Policía Nacional del Perú anunció ayer que la Inspectoría de Lambayeque abrirá un proceso administrativo disciplinario al suboficial PNP José Torres Castro. Esta medida se dispuso luego de que el policía, en actividad y uniformado, subiera a la cima del
campanario de la iglesia Santa Ana, en Tumán (Chiclayo).

Desde allí pidió al ministro del Interior, Carlos Basombrío, que cesara el estado de emergencia en la zona, iniciado el pasado 13 de junio.

Esto ocasionó que los agentes se enfrentaran, por cuarta vez en menos de una semana, a un grupo de trabajadores de la azucarera en la avenida principal de Tumán. Los policías tuvieron que lanzar bombas lacrimógenas para dispersarlos.

Inspectoría de la PNP deberá determinar la responsabilidad del suboficial en el incidente. Además, la Fiscalía Militar Policial ejecuta las acciones de su competencia, detallaron en el comunicado.

El suboficial Torres Castro se reincorporó ayer por la mañana a la Unidad de Servicios Especiales de Chiclayo, donde labora, luego de que se desconociera su paradero. En el trayecto, Torres Castro fue acompañado por decenas de vecinos que llevaban globos blancos y carteles con frases que lo respaldaban.

Actualmente, la azucarera Tumán es dirigida por un directorio presidido por Luis Felipe Cantuarias, vinculado al grupo Oviedo (de propiedad de Edwin Oviedo), a quien los manifestantes acusan de haber “quebrado” la compañía.

El ministro de Trabajo, Alfonso Grados, visitó ayer Chiclayo y aprovechó para conversar con los trabajadores y ex trabajadores de la azucarera. Indicó que su sector solo verá los temas relacionados a las deudas de ambos grupos de empleados.

En tanto, el ministro del Interior, Carlos Basombrío, volvió a criticar a través de su cuenta de Twitter al Poder Judicial. “Insólito: jueces dan razón a la vez a los dos lados que se enfrentan en Tumán.

El equipo de redacción de Prensa21 trabaja permanentemente para entregarle la información que a usted le interesa.

SHARE