Carlos Linares Huaringa (Twitter: @calih1)

Los desastres naturales y la coyuntura política dejaron fuera de los reflectores mediáticos la Modernización de la Refinería de Talara, cuyos contratos revelaron que el proyecto estimado en el 2010 en US$1300 millones y que durante el gobierno de Ollanta Humala se anunció en US$ 2,730 millones actualmente cuesta US$ 5,400 millones, pero con una cifra final que podría ser mucho mayor.

Esta situación hizo que más de un especialista advierta sobre el injustificado incremento presupuestal.

Exministro de Energía y Minas, Carlos Herrera Descalzi.

El exministro de Energía y Minas Carlos Herrera Descalzi señaló que el proyecto durante el toledismo se estimaba en US$ 700 millones, mientras que el 2010 se proyectaba en US$ 1300 millones, siendo ésta una cifra bastante alta.

Este proyecto debía costar menos de la mitad y se debería haber hecho en un tiempo menor, pero va a terminar siendo un proyecto cuya rentabilidad no es segura”, indicó.

Por su parte, el economista Juan Mendoza anotó que la refinería “no debería costar más de US$ 2 mil millones, pero ahora está en más del doble del estándar internacional. El costo no se justifica”.

Historia del PMRT

Se debe precisar que en su mensaje de 28 de julio del 2013, el entonces presidente Ollanta Humala anunció que “se comenzará con el proyecto de desulfuración de la refinería de Talara, con una inversión de alrededor de US$ 2,730 millones”.

Sin embargo, la cifra gubernamental solo tomaba en cuenta las obras principales y no las auxiliares, que ascendían a US$ 784 millones, una cifra que solo se pudo conocer meses después cuando se hizo público el presupuesto (llamado Open Book Estimate u OBE) entregado por la empresa española a cargo del proyecto Técnicas Reunidas (TR). Es decir, se trataba de un proyecto de US$3,514 millones.

Técnicas Reunidas

Entre las principales objeciones al Proyecto de Modernización de la Refinería de Talara (PMRT) figuraba que se inició sin los estudios de pre-inversión completos y que nunca se explicara por qué tras anunciar una licitación internacional, se terminó adjudicando ‘a dedo’ a Técnicas Reunidas los estudios y la posterior ejecución del proyecto.

La fecha de finalización ya no será el 2017 sino el 2020.

Asimismo, se denunció un conflicto de intereses debido a que la empresa internacional contratada para supervisar el proyecto fue Technip, socia de TR en varios proyectos tanto en Perú (con Nitratos del Perú) como en el extranjero (Refinería de Midor en Alejandría, Egipto (1996), Refinería de Dung Quat en Vietnam (2005), Refinería de Nghi Son (2011), y Refinería de Jubail en Arabia Saudí (2012)).

Sobre si hubo corrupción en este proyecto, Juan Mendoza refirió que “se le eximio del SNIP, y por lo general eso es cuando no lo van a pasar”.

Contrato secreto

El 29 de mayo del 2014 se firmó el contrato del Proyecto de Modernización de la Refinería de Talara (PMRT). Si bien las cifras y el contenido del acuerdo se mantuvieron en reserva, el gobierno señaló que la inversión ascendía a US$3.500 millones y se proyectaba su puesta en marcha a partir del 2017.

El economista Miguel Santillana criticó que esta millonaria inversión se destine a una modernización de una planta antigua, cuando se podría construir una nueva.

Luego de casi tres años de secretismo en torno a los contratos, y ante los numerosos cuestionamientos, Petroperú hizo público dos de ellos hace unas semanas. Sin embargo, a la mayoría sorprendió que la modernización ahora se proyecte en US$ 5,400 millones y se estime  que el monto seguirá subiendo.

Asimismo, se conoció que la fecha de finalización ya no será el 2017 sino el 2020.

Otro detalle es que ya no es una modernización sino una nueva refinería. Se debe indicar que el proyecto contemplaba la “modernización” de la infraestructura y aumentar la capacidad de producción de 65,000 a 95,000 barriles diarios.

Al respecto, el economista Manuel Romero Caro refirió que la Ley 30130, del 17 de diciembre del 2013, por ninguna parte menciona una nueva refinería de 95,000 bb/día.

Elmer Cuba: De ninguna manera es rentable para el país.

En tanto, Juan Mendoza dijo que una de las cosas más importantes es determinar cuánto petróleo producimos. “El año pasado fueron 40 mil barriles diarios, en los últimos años 60 mil, y en 1980 eran 200 mil. La refinería tiene capacidad de 95 mil, es decir, para que opere vamos a tener que importar combustible”, criticó.

Costo final

Mendoza indicó que se debe determinar “a cuánto va a llegar finalmente el proyecto porque podría terminar costando 8 mil o 10 mil millones de dólares y de ser así debería detenerse de una vez”.

Por su parte, Herrera Descalzi refirió que “5400 millones es una cifra absurda pero no creo que sea el costo final. Estimo que puedan ser US$ 6500 millones”.

De otro lado, el economista Elmer Cuba señaló que “yo lo vi cuando costaba US$1,700 millones y pasaba raspando. Ahora cuesta tres veces más, US$5,500 millones. De ninguna manera es rentable para el país”.

“Los ministros de Economía y Energía saben cuánto se ha gastado y deben tomar la decisión de pararlo o no. No creo que nadie se presente a la compra de bonos. Salvo que haya una deuda estatal, lo cual no conviene a los peruanos. Es grosero, pero el gobierno ya decidió seguir ese camino. Tiene miedo a un conflicto social”, añadió.

Mientras que el economista Iván Alonso consideró que “el argumento más contundente para cancelar el proyecto (…) es su ínfima rentabilidad”.

Cabe indicar que Luis Eduardo García Rosell, presidente de Petro-Perú, precisó que el alza en el costo del proyecto se debe a gastos financieros e indirectos.

Noticias de impacto:

Auditoría para la Refinería de Talara, exige Herrera Descalzi

Periodista político empecinado en conocer el mundo. Apasionado por las buenas crónicas y la fotografía. Firme creyente de que quien viaja con avidez de conocimiento incrementa su libertad de pensamiento.