(PL) Una conferencia del embajador de Bolivia en Perú, Gustavo Rodríguez, sobre su libro en preparación dedicado a Ernesto Che Guevara, derivó en un homenaje al argentino-cubano.
El acto se realizó en el Instituto Raúl Porras Barrenechea, cuyo director, el embajador Harry Belevan, destacó el hecho de que se hable de Che en la que fuera casa de Porras, quien como canciller defendió a Cuba y rechazó la exclusión del país caribeño de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Belevan señaló que Porras actuó por convicciones contrarias a la intervención foránea en los asuntos internos, en este caso de Cuba, y reseñó la visión del excanciller al respecto.Gutiérrez, por su parte, dijo que su libro echará por tierra las especulaciones de los enemigos de Che sobre un supuesto abandono del revolucionario por parte de Cuba y dijo que la obra incluirá pruebas contundentes que desmienten aquella mentira.

También señaló que sus investigaciones en archivos de Estados Unidos y Bolivia desbaratan también la versión intencionada que pretende mostrarlo ‘derrotado y desmoralizado’ tras su captura, herido, hace 50 años.

Por el contrario, señaló que Che no contestó ninguna de las preguntas que le hicieron sus captores, antes de asesinarlo en la localidad de La Higuera.

El diplomático mostró a la concurrencia decenas de fotografías de Che y sus compañeros en Bolivia, muchas de ellas inéditas o poco conocidas; así como de los días clandestinos de la germano-argentina Tamara Bunke, Tania, en la nación andina.

Rodríguez afirmó que Che Guevara tenía entre sus planes llevar la revolución a otros países sudamericanos, principalmente a Perú, y que Bolivia era solo el inicio de una lucha que seguiría, pues no lo imaginaba verlo sentado como gobernante si hubiera triunfado.

El equipo de redacción de Prensa21 trabaja permanentemente para entregarle la información que a usted le interesa.

SHARE