Le extrajeron cinco balas del cuerpo, pero lo que dejó atónitos a sus médicos es el “enorme número” de parásitos en sus intestinos.

El soldado de Corea del Norte que resultó herido el lunes mientras desertaba al Sur se encuentra en un hospital surcoreano. El desertor atravesó la fuertemente custodiada Zona Desmilitarizada (DMZ, por su sigla en inglés) que separa ambas Coreas tras el armisticio de 1953.

[/vc_column_text]

Las tropas norcoreanas dispararon al menos 40 veces al soldado, según el Ejército surcoreano.

Los médicos que atienden al desertor señalaron que se encuentra estable, y que aún podría tener otra bala alojada en el cuerpo. Pero lo que realmente sorprendió a los especialistas es el “número enorme” de lombrices en su intestino que contaminan sus heridas y complican su recuperación.

Nunca había visto algo así en más de 20 años como médico“, dijo a la prensa el doctor surcoreano Lee Cook-jong, quien operó al soldado.

El Dr. Lee señaló que la lombriz más larga extraída del militar medía 27 centímetros.

El caso no solo es sorprendente, sino que ofrece indicios de cómo es la vida en Corea del Norte.

“Problemas masivos”

Se cree que la presencia de parásitos en el organismo es un problema generalizado en Corea del Norte.

Pero las lombrices también afectan a otros países en desarrollo donde se consumen alimentos mal cocidos fertilizados con heces.

Es posible tratar estos excrementos para convertirlos en fertilizantes seguros para la salud, pero estas prácticas no suelen aplicarse en muchas naciones pobres.

En el caso de Corea del Norte, “el gobierno no admite que haya un problema generalizado de salud porque teme que afecte la imagen del país”, señaló el profesor Lankov.

El equipo de redacción de Prensa21 trabaja permanentemente para entregarle la información que a usted le interesa.